Lo importante es la idea, sin ella no hay ni innovación ni negocio, pero debe presentarse según los requisitos de la Ley y los parámetros del Reglamento que la desarrolla. Es verdad que la memoria no es un documento literario, sino una descripción técnica de los elementos novedosos que aporta la innovación.

Por eso, hay que ajustarse a los requisitos y sobre todo, reivindicar con precisión lo que es novedad y nos va dar la posibilidad de convertirnos en titulares exclusivos de la invención. Y eso, no es fácil que lo haga un inexperto. Toda la confección de la memoria y la tramitación de la patente es una formalidad, pero de mucho calado. Se puede cometer el error de describirla muy bien y no reivindicar nada, o lo que es esencial. Así que, pídenos consejo y no malogres una buena idea por una mala confección de la memoria.

Puedes pedir el presupuesto de tu memoria sin ningún compromiso en el formulario inferior indicando el asunto Solicitar Servicios en el apartado Redactado y Confección de Memoria.

Arrastra y suelta archivos aquí o Examinar

 

Escribir un comentario