Una auténtica vela de cera de alta tecnología que se puede encender desde el smartphone: la idea puede parecer extraña. Dos empresarios israelíes, Roi Shkoury y Tal Malka, están detrás de la vela; su empresa tiene su sede en Rishon LeZion, al sur de Tel Aviv.

Lanzado el pasado mes de febrero en la plataforma de crowdfunding Kickstarter, el proyecto había recaudado más de 12.000 euros antes de quedar finalmente en suspenso a finales de marzo tras la epidemia de coronavirus, informó el diario Les Echos. A pesar del cese de la campaña de financiación, las velas deberían ver la luz el próximo mes de septiembre, como estaba previsto inicialmente.

Una vela real con una llama real y cera real, el objeto será el primero de su tipo, combinando autenticidad y tecnología, lejos de las falsas velas LED conectadas. La aplicación móvil Candletouch permitirá encender hasta 10 velas al mismo tiempo, y esto hasta 18 metros de distancia. Cada vela tendrá una duración de 40 horas y se ofrecerán diez aromas.

No se necesita mechero ni cerilla, la base de la vela -que es recargable- será la fuente de ignición, a través de un sistema electrónico incrustado en la cera de coco que encenderá la mecha tras recibir la orden vía Bluetooth.

Ofrecida a un precio de 49 dólares durante la campaña de crowdfunding, la vela debería comercializarse a un precio público de 79 dólares (70 euros).