En primer lugar, empecemos con los paneles solares que pueden generar y absorber energía con lluvia, niebla e incluso de noche. Esta idea revolucionaria y ecológica es obra de un equipo de científicos chinos.  

El segundo, creado por los australianos Andrew Turton y Pete Ceglinski, es el cubo de basura flotante que aspira el plástico del mar. Esta innovación, que puede aspirar trozos de plástico de diversos tamaños e incluso pequeñas cantidades de combustible, tiene una bolsa de tela que se recoge y se limpia cuando está llena, y funciona con energía solar. Se trata de combatir los residuos que causan estragos ecológicos.  

Cada vez más utilizado, el bambú puede dar lugar a muchos inventos, es el caso de las bicicletas de bambú en Colombia. Esta novedad permite un medio de transporte que no contamina el medio ambiente y es una alternativa para el desarrollo sostenible.  

La empresa francesa Uzer ha puesto en marcha un dispositivo llamado Eugene, este escáner que funciona con Wifi permite saber si los residuos son reciclables. Para ello, hay que escanear el código de barras de los artículos del contenedor para identificar los que son reciclables y los que no. 

El último invento es una máquina que convierte el aire en agua, que es segura para el consumo humano. Sin embargo, el funcionamiento del dispositivo se basa en un software que analiza las condiciones ambientales del territorio, ya que la calidad del aire varía en función de múltiples factores.

Escribir un comentario