Si hay algo que inquieta a las sociedades del mundo, y que, se ha convertido en una circunstancia pública y notoria en todo el planeta, es la particular rivalidad que existe entre estos gigantes de la tecnología; en efecto, se conoce la competencia por las patentes, la prohibición del uso de redes americanas en China, del uso de drones. Se trata de una frontal lucha por el dominio tecnológico. La innovación  es permanente

A un paso de la primera edición de camiones eléctricos
Estados Unidos, siempre a la vanguardia de los más importantes avances de la tecnología, ha asumido con absoluto interés, el desafío de electrificar vehículos de carga pesada. Actualmente los camiones utilizan cerca de un veintidós por cien, del combustible del sector transporte por carretera y el siete por cien de las emisiones totales del transporte por carretera.
Permanentemente, se han realizado esfuerzos por preservar el medio ambiente, a través del fomento de una economía baja en combustibles fósiles. La electrificación vehicular implica una economía que busca emitir un mínimo de gases de efecto invernadero; es decir, un proceso de descarbonización, el cual consiste que revertir un sistema intenso de carbono, convirtiéndolo en uno de menor concentración.
Esta transformación, implica un financiamiento entre 90.000 y 300.000 dólares para algunos modelos y sistemas de vehículo; modificación que, a su vez disminuye el coste de dicho cambio, resultando el precio de los camiones eléctricos, menor que el de los tradicionales Diesel.
Los estudios de mercado, han arrojado que existe un gran campo de para dar receptividad a la electrificación de los vehículos pesados, incluso con los tipos de baterías que saldrán a la venta en esta temporada.
Según dichos estudios, el 44% de los vehículos pesados y el 95% de los sencillos, de edición de hace veinte años, recorren unas 170 millas diarias y los del año 2020 en adelante, registran mayor recorrido. A todo evento, los desplazamientos largos se han vuelto menos comunes, en virtud de la cantidad de envíos y su carácter urgente, entre otras razones. De modo que, los vehículos más nuevos no tienen necesidad de ser sometidos a transformación de su sistema tradicional, al sistema de electrificación. En cambio, los más antiguos si podrían ser electrificados con proyección de autonomía de 250 a 300 millas.
A pesar de estas expectativas, el país aspira superar algunos desafíos para que se dé la electrificación de los vehículos pesados, según plantea este proyecto; retos que tienen que ver con la falta de modelos, la adopción de otras tecnologías y la falta de baterías en el mercado.
A un paso de la primera edición de barcos eléctricos
China, el gigante comercial, por nada del mundo dejaría arrebatarse el liderazgo tecnológico que ha ganado a pulso durante todos estos años de preparación, estudio, gastos e inversión. De manera que, para muy pronto planea incrementar la producción de buques completamente eléctricos; los cuales funcionarán a través de una batería para poder navegar grandes y extensas vías hacia el interior del país.barco 1
Este reto se estableció luego del viaje exitoso del Crucero impulsado por batería, denominado: Chan Jiang San Xia 1. El nuevo navegador mide 100 metros de eslora, con capacidad para unas 1.300 personas, fue entregado en el artillero ubicado en el río Yangtze, provincia de Hubei.
Su principal objetivo es contribuir de manera activa con la promoción del desarrollo ecológico de la industria naviera. Usualmente los barcos suelen ser agentes contaminantes, a la vez que transportistas de elementos altamente degradantes del medioambiente. Ahora bien, de dos años a esta parte, algunos despachos ministeriales del gobierno chino, compartieron con el público, un conjunto de medidas para disminuir los factores de contaminación por parte de los barcos y los puertos. La propuesta fue aprobada por la oficina de CCS en Yichang, entre tanto que su instituto de reglas e investigación de Wuhan facilitó ayuda para la tecnología verde y demás accesorios de inteligencia de la embarcación.
En el caso de esta propuesta, se espera que las innovaciones que tienen que ver con la aplicación de normas avanzadas sobre barcos con batería de litio y la fabricación de barcos eléctricos para navegar aguas internas de China, puedan proveer una eficiente protección del medio ambiente y a su vez, se avanzaría en el control inteligente de las embarcaciones. En consecuencia, se abre la expectativa de aplicación de las normas CCS para los buques ecológicos de navegación interior y a la postre, al desarrollo de la industria de embarcaciones eléctricas en el país oriental.
Una de las grandes sorpresas que alberga este esfuerzo tecnológico es que, el buque construido con sistema eléctrico, posee un sistema de baterías de energía marina clase LFP, el cual cumple con las expectativas más altas en esta área y a nivel mundial.