Ya están en el mercado los ecógrafos de mano Butterfly iQ, un dispositivo de diagnóstico que ofrece las menjores prestaciones a los profesionales sanitarios.

Butterfly iQ es un ecografo portátil versátil, con un innovador sensor de estado sólido, es silencioso y de bajo consumo de energía. Las pruebas de nivel militar han revelado que iQ+ puede resistir una caída de 1,2 m, un choque de 100 G. También ha sido probado más allá de los estándares de la industria y ha sido diseñado para resistir el polvo y el agua. Incluso en los entornos más difíciles es posible usarlo. Diseñado para adaptarse a días ajetreados y entornos difíciles. El nuevo cable simplifica

el uso de la sonda con varios dispositivos diferentes y es fácil de reemplazar si se daña y hay un cable reemplazable para ampliar la compatibilidad del dispositivo y reemplazar un cable dañado. 

 Butterfly iQ está diseñado para durar un cuarto de trabajo entero o más de 2 horas continuas de exploración. Una batería incorporada y una carga inalámbrica ofrecen la máxima comodidad. El diseño es elegante y tiene una construcción sólida, iQ tiene un cuerpo de aluminio anodizado diseñado para durar, ser térmicamente eficiente y soportar las condiciones más duras.

 Además, el producto tiene una aplicación, la aplicación Butterfly contiene 18 presets y las interacciones táctiles familiares para una facilidad de uso sin precedentes. Hay componentes electrónicos optimizados y FPGA de última generación con bajo consumo de energía. También un sistema patentado de microhaces digitales en chip que permite una velocidad de fotogramas un 15 % más rápida y una frecuencia de repetición de pulsos un 60 % más rápida.

 La velocidad de fotogramas es un 15% más rápida y la repetición de pulsos es también un 60% más rápida.

Gracias a las optimizaciones de nueva generación de iQ+, el flujo hemodinámico se coloreará para obtener una imagen clara y nítida. Gracias a una cabeza más pequeña, una sonda más corta, una velocidad de fotogramas más rápida y la tecnología Ultrasound-on-Chip de nueva generación, se mostrarán los límites del miocardio y los movimientos de flujo en alta resolución.

 Butterfly iQ+ está optimizado para un uso más eficiente de la batería y un mejor rendimiento térmico para poder trabajar de forma más eficiente y durante más tiempo. La batería más larga tiene un 20 % de autonomía y está diseñada para facilitar la detección de agujas, la tecnología Needle Viz proporciona el control que se necesita durante las operaciones complejas que requieren la guía de la aguja. Por último, al reducir el tamaño de la cabeza en un 15 % y de la sonda en un 10 %, se mejora la ventana de imagen del iQ+ a través de las costillas y en las superficies curvas, lo que resulta mucho más práctico.