La innovación humana no conoce frenos. Si  ahora  la digitalización impulsa la innovación actual, la tecnología verde necesita un nuevo impulso

La rápida respuesta mundial al brote de la pandemia de COVID-19 muestra cómo la actividad innovadora puede adaptarse rápidamente a los cambios de prioridades; se necesita una reacción similar para abordar urgentemente el cambio climático. Mas innovación, mas inventos , mas patentes son el camino para  lograr los retos que  tenemos planteados  hoy todo el conjunto de la Humanidad

La innovación digital se cuadruplicó en 20 años hasta 2020, año en el que representó el 12% del total de solicitudes de patente, con un índice anual de crecimiento del 13%.

En un informe  que ha elaborado la  OMPI se concluye que la innovación humana no conoce frenos, pero sus resultados no siempre son previsibles: la dirección de la innovación es resultado de múltiples acciones realizadas por empresarios, investigadores, consumidores y encargados de la adopción de políticas, y las necesidades de la sociedad pueden cambiar con rapidez, como fue el caso durante la veloz difusión de la COVID-19 que dio lugar a la pandemia.

 Con el inicio de la pandemia, las personas innovadoras se reorientaron hacia la nueva realidad del trabajo a distancia, la supresión de la demanda de una serie de servicios y, sobre todo, la necesidad de nuevos productos médicos. Entre ellos se encuentran los antivirales y las vacunas de ARNm, cuyo rápido desarrollo se benefició de una plataforma emergente que fue empleada rápidamente para hacer frente a la COVID-19, gracias a la financiación y demás apoyos de los gobiernos y de una gran variedad de actores del ecosistema de innovación.

Este importante informe  ayuda a comprender lo que debemos hacer para que el ingenio humano sea aprovechado y dirigido de manera eficiente, para lograr el mayor impacto posible, hacia una serie de desafíos mundiales comunes, en particular el cambio climático

Los gobiernos, por otro lado, ocupan una posición privilegiada para promover la innovación, por ejemplo, movilizando recursos, ofreciendo una perspectiva más amplia de las necesidades de la sociedad y, en general, creando los incentivos adecuados y el entorno propicio para promover y aprovechar el potencial humano.

Entre las principales conclusiones del Informe figuran las siguientes:
El informe examina los índices de patentamiento en el último siglo –un período marcado por distintas importantes oleadas de actividad innovadora– y pone de manifiesto que el incremento general se ha multiplicado por 25, lo que corresponde aproximadamente al 3% anual. Ese incremento se ha nutrido de varias tecnologías:
La innovación en el sector del transporte se duplicó en tan solo 30 años hasta 1925, en que representó el 28% del total de las patentes, con un índice anual de crecimiento del 21% en ese período.
La innovación médica se triplicó con creces en tan solo 30 años hasta 1960, año en el que ese ámbito representó el 7% del total de las patentes, con un índice anual de crecimiento del 5% en ese período.
La innovación en el campo de la informática y los ámbitos que la rodean (TIC) se triplicó en 35 años hasta 2000, en que el sector representó el 24% del total de las patentes, con un índice anual de crecimiento del 8% en ese período.
La digitalización es la nueva gran revolución en la innovación: hoy en día está transformando los sectores empresariales, pues cambian quienes innovan, y cambian los tipos y el proceso de innovación.
La innovación digital se cuadruplicó en 20 años hasta 2020, año en el que representó el 12% del total de solicitudes de patente, con un índice anual de crecimiento del 13%.
Las nuevas tecnologías pueden aprovecharse para lograr el desarrollo económico a gran escala. En Asia oriental, el Japón, la República de Corea y China han sabido aprovechar su capacidad científica, su capital tecnológico y su competente mano de obra para integrarse plenamente en la economía mundial como núcleo activo participante en las cadenas globales de valor de las TI:
En 2020, correspondió a los innovadores del Japón el 25% de las patentes relacionadas con las TIC, en todo el mundo, seguidos por los de la República de Corea con el 18% y China con el 14%.
Desde la sacudida de los precios del petróleo, en 1973, la innovación mundial en tecnologías de baja emisión de carbono ha ido aumentando del 6% anual hasta 2012, pero la innovación ecológica se ha estancado desde entonces.

Si quieres pertencer a estar gran familia, no esperes más, llena este formulario. Estaremos felices de darte la bienvendida.
Arrastra y suelta archivos aquí o Examinar