BANNERRR

La radio

alexander popovAlexandr Popov

Popov nació el 4 de marzo de 1859 en Turyínskiye Rudnikí, hoy Krasnoturyinsk, en los Urales. Estudió en la Universidad de San Petersburgo. Fue el inventor de la antena y con ella pudo hacer transmisiones de ondas electromagnéticas a distancia.

El comienzo del desarrollo de la radiotécnica está estrechamente vinculado con el nombre del científico ruso Alexandr Popov. En 1895 Popov construyó un receptor coherente capaz de recibir a distancia, sin cables, señales electromagnéticas de distinta duración. Asimismo elaboró el primer sistema de comunicación por radio en el mundo, integrado por el transmisor de chispa de Herz, construido también a su manera, y el receptor inventado. En el transcurso de las pruebas el receptor mostró también la capacidad de registrar señales electromagnéticas de procedencia atmosférica.

En 1898 la empresa E. Ducretet de París inicia la producción de estaciones de radio de Popov para barco. La primera empresa radiotécnica de Rusia fundada por iniciativa del científico en la ciudad de Kronshtadt (cerca de San Petersburgo) a partir de 1901 empezó a fabricar dispositivos de radio para la Armada rusa. En 1904 en San Petersburgo se creó la Oficina de Telegrafía sin Hilos por el Sistema de A. S. Popov. Sin embargo, la cuestión de quién inventó la radio continúa siendo controvertida, ya que los nombres del ingeniero y empresario italiano Guglielmo Marconi, del ingeniero alemán Carl Ferdinand Brown y del inventor estadounidense de origen serbio Nikola Tesla también se destacan en el área de la transmisión de las primeras señales.

Desde 1890 continuó los experimentos de Hertz. Construyó su primer receptor de radio en 1894 y lo presentó ante la Sociedad Rusa de Física y Química el 7 de mayo de 1895, cuando transmitió señales entre un barco y tierra firme a cinco kilómetros de distancia. Por la misma época Guillermo Marconi, de forma independiente, realizaba sus investigaciones que lo llevaron también a lograr la transmisión sin cables, aunque tal y como el Tribunal Supremo de los Estados Unidos acabó dictaminando en la década de los 40, Nikola Tesla fue quien 15 años antes, inventó la radio.

braun ferdinandCarl Ferdinand Brown

Fue un físico, inventor y profesor universitario alemán galardonado con el Premio Nobel de Física en 1909.

En 1897 desarrolló el primer osciloscopio al adaptar un tubo de rayos catódicos, de manera que el chorro de electrones del tubo se dirigiera hacia una pantalla fluorescente por medio de campos magnéticos generados por la corriente alterna.1​ Desde 1898 también trabajó en la telegrafía sin hilos, inventando el rectificador de cristal. Guglielmo Marconi admitió haber "tomado prestada" la patente de Braun.

En 1909 recibió el Premio Nobel de Física, junto con Marconi, por sus contribuciones al desarrollo de la telegrafía sin hilos y especialmente por las mejoras técnicas introducidas en el sistema de transmisión (circuitos resonantes magnéticamente acoplados).

FessendenReginal Fessenden

Nacido en East Bolton el 6 de octubre de 1866 en Quebec, Canadá, fue muy reconocido por sus trabajos en las primeras épocas de la radio, incluyendo el uso de ondas continuas y la temprana - posiblemente la primera- radiotransmisión de voz y música. A lo largo de su carrera, recibió cientos de patentes por dispositivos en campos como la transmisión de alta potencia, sonar y televisión.
En 1900, Fessenden trabajaba para el United States Weather Bureau (Servicio Meteorológico de Estados Unidos) donde desarrolló el principio heterodino, con el que dos señales combinadas producen un tercer tono audible. Mientras trabajaba allí, Fessenden, experimentando con un transmisor a chispa de alta frecuencia, transmitió con éxito la voz humana el 23 de diciembre de 1900 a través de una distancia de aproximadamente 1,6 kilómetros, lo que parece haber sido la primera radiotransmisión de audio en el mundo.


Marconi Guillermo Marconi

Algunas veces es acreditado como el inventor de la radio,2​ y compartió en 1909 el Premio Nobel de Física junto a Carl Ferdinand Braun en reconocimiento a sus contribuciones en el desarrollo de la telegrafía inalámbrica.

En 1897 desarrolló el primer osciloscopio al adaptar un tubo de rayos catódicos, de manera que el chorro de electrones del tubo se dirigiera hacia una pantalla fluorescente por medio de campos magnéticos generados por la corriente alterna.1​ Desde 1898 también trabajó en la telegrafía sin hilos, inventando el rectificador de cristal. Guglielmo Marconi admitió haber "tomado prestada" la patente de Braun.

Atraído por la idea de transmitir ondas de radio a través de Atlántico, marchó a Saint John's (Terranova), donde, el 12 de diciembre de 1901 recibió la letra «S» en Código Morse, transmitida por encargo suyo desde Poldhu (Cornualles) por uno de sus ayudantes, a través de 3360 km de océano. No obstante, la primera comunicación transatlántica completa no se hizo hasta 1907. Reginald Aubrey Fessenden ya había transmitido la voz humana con ondas de radio el 23 de diciembre de 1900.

Patentó la radio, aunque solo en un país y utilizando para su realización diecisiete patentes de Nikola Tesla, fechadas el 2 de julio de 1897 en el Reino Unido. En años posteriores dicha paternidad fue disputada por varias personas. De hecho, otros países, tales como Francia o Rusia rechazaron reconocer la patente por dicha invención, refiriéndose a las publicaciones de Alexander Popov publicadas anteriormente.

Tesla Nikola Tesla

Nació en Smiljan, Imperio austríaco, actual Croacia, 10 de julio de 1856.

Llevó adelante estudios que permitirían desarrollar la radio, pero nunca desarrolló este concepto debido a que no entendía del todo la física inherente a este fenómeno. Posteriormente, cuando Guillermo Marconi reclamó por los derechos de uso de la radio en plena Segunda Guerra Mundial, la Suprema Corte de los Estados Unidos rechazó el reclamo, incluyendo en su decisión la restauración de ciertas patentes previas a la de Marconi, entre ellas algunas de Tesla.

Inventor, un oficio de niños ricos

Varios estudios documentan el inmenso talento que se pierde por la desigualdad social y de género

Si piensa que hay carreras profesionales elitistas, como la diplomacia o la judicatura, quizá deba hacerle un hueco a los innovadores. Porque lejos del estereotipo del genio inventor que vive en la ruina, encerrado en un garaje con su talento y el sudor de su frente, varios estudios recientes dan una imagen muy distinta. La profesión de inventor sería escasamente igualitaria, con injustos filtros que impiden el acceso de mujeres, minorías y, esencialmente, personas con pocos recursos familiares. El principal talento requerido para ser un innovador de éxito es tener unos padres con dinero.
Un niño criado en una familia situada en el 1% más rico tiene diez posibilidades más de convertirse en inventor que otro educado por unos padres con ingresos por debajo de la media, al margen de sus notas, según un estudio recién publicado. Los niños que más destacaban en su clase de matemáticas, por ejemplo, son mucho más propensos a convertirse en inventores, pero solo si provienen de familias de altos ingresos. Es poco probable que los niños con grandes resultados en matemáticas de familias de bajos ingresos o minorías lo consigan. "Convertirse en inventor depende de dos cosas en Estados Unidos: sobresalir en matemáticas y ciencias y tener una familia rica", concluyen los autores de este trabajo. Así, un niño de una familia pobre que destaque en matemáticas tiene las mismas posibilidades de triunfar como innovador que un niño rico con notas mediocres en la materia.

Este estudio analiza con una cantidad excepcional de datos el perfil sociodemográfico de 1,2 millones de inventores en EE UU, haciendo un recorrido desde los ingresos de la familia, sus resultados en la escuela y las patentes registradas. Todo empieza mucho antes de llegar a la universidad: "Los estudiantes de familias con bajos ingresos y altos ingresos en las universidades con mayor cantidad de inventores (por ejemplo, el MIT) continúan patentando a tasas relativamente similares, apoyando la opinión de que los factores que afectan a los niños antes de ingresar al mercado laboral son un determinante clave de quien se convierte en un inventor", aseguran en su estudio los investigadores, con Raj Chetty, de la Universidad de Stanford, como líder.

Y podría pensarse que la desigualdad de EE UU es poco representativa más allá de sus fronteras, pero otro estudio recién publicado, sobre inventores en Finlandia, ofrece unos resultados similares. En Finlandia, un país con una educación igualitaria y gratuita, con discriminación a priori escasa en el mercado laboral, los investigadores encontraron una mala gestión del talento "que afecta particularmente a los individuos de alto coeficiente de inteligencia".

Allí se centraron en este factor, el de la capacidad intelectual, en lugar de las notas escolares, pero encontraron un patrón idéntico al de EE UU: las posibilidades de convertirse en inventor en la edad adulta aumentan a medida que crecen los ingresos de la familia, disparándose al llegar al pico de las familias más pudientes. Las capacidades de niñas y niños eran un factor secundario también en Finlandia, uno de los países más igualitarios. La educación de los padres afectaba decisivamente en las posibilidades de sus hijos, un factor que en muchos países correlaciona directamente con sus ingresos. "La relación entre el ingreso de los padres y la probabilidad de convertirse en un inventor se basa en la educación de los padres, tanto directamente como a través de su impacto en la educación del niño", explican los autores, liderados por Philippe Aghion, del College de France.

¿Cómo funciona este mecanismo? "Puede influir de muchas formas intangibles: si no tienen la educación adecuada, puede que los padres no sepan que hay oportunidades que sus hijos se están perdiendo; o porque en su entorno no tienen referentes; o porque no acceden a la red de amigos y contactos de la familia", explica Neus Palomeras, economista de la Universidad Carlos III. Palomeras participó hace una década en el primer estudio que trataba de establecer un perfil de los inventores europeos. Por ejemplo, solo un 26% contaba con un doctorado y un 77% con un grado universitario.

Aunque quizá lo que más destacaba en ese trabajo, como en los actuales, es el espacio prácticamente residual que se deja a las mujeres: en su muestra de 9.000 europeos con patentes importantes solo aparecía un 2,8% de inventoras. En un estudio de 2016 que ponía el foco en este problema solo un 4,2% de los 9.700 inventores de 23 países eran mujeres (8,3% en España, 2,4% en Suecia), que además cobraban un 14% menos que sus colegas con el mismo nivel de productividad de patentes de alta calidad. En EE UU, el grupo de Chetty encuentra un 18% de inventoras en la generación nacida en 1980, frente al 7% de los de 1940.

Un extraordinario problema de desigualdad de género que, como en otros casos, empieza en la infancia. En el estudio de Chetty sobre EE UU, las niñas estaban tan lejos de acceder a esta carrera innovadora como los niños de familias sin recursos o de minorías étnicas. "Si las niñas estuvieran tan expuestas a inventoras como los niños a inventores, la brecha de género en la innovación se reduciría a la mitad", calculan en su estudio. Una idea que se ha puesto en marcha en numerosas iniciativas de madrinazgo en el ámbito de las carreras científicas y tecnológicas o la campaña del 11 de febrero para promover vocaciones en las niñas.

Por esa razón estos autores hablan de los "Einsteins perdidos", todos esos cerebros que no están pudiendo aportar su talento innovador a la sociedad. "Si las mujeres, las minorías y los niños de familias de bajos ingresos inventasen a la misma tasa que los hombres blancos de familias de altos ingresos, la tasa de innovación en EE UU se cuadruplicaría", calcula el grupo de Chetty. "Sería gente que podría desplazar en sus puestos a otros menos productivos o que podría llevar al mercado una idea de calidad que ayudara a incrementar la innovación", explica Palomeras.

La desigualdad de género, al menos en EE UU, se ha corregido mínimamente. Pero la desigualdad de clase no siempre fue así. Entre 1880 y 1940, los ingresos del padre correlacionaban positivamente con convertirse en un inventor, pero al contrario que ahora era más decisiva la educación del niño, según señala un estudio publicado este año sobre la edad de oro de los inventores estadounidenses. Como señala Chetty en el New York Times, "La creatividad está ampliamente distribuida. Las oportunidades no".

Artículo de Javier Salas para EL PAÍS el 02/01/2018
Artículo

Cataluña es la región española que más patentes solicita en Europa

España registra su mayor crecimiento de solicitudes de los últimos cinco años

La parálisis provocada por la situación política no se deja notar en la capacidad de innovación de las empresas catalanas. La región amplió el pasado año su liderazgo como la comunidad española que más patentes solicitó en Europa con 633. Más de una de cada tres peticiones procedentes de todo el territorio español tienen su origen en Cataluña, concretamente el 37,6% del total. Su crecimiento contrasta con la pérdida de cuota de la Comunidad de Madrid, que le sigue en la lista con el 19,3%, por debajo del 20,6% que representaba el año anterior. Cierra el podio el País Vasco (12,6%). El mayor ascenso se produjo en Andalucía, donde crecieron un 52,4%, aunque su peso en el conjunto nacional (9,3%) es inferior al que le correspondería por población.

Los datos publicados este miércoles por la Oficina Europea de Patentes tienen un sabor agridulce para España, que permanece muy lejos de la media de la UE y supone apenas un 1% de las aplicaciones presentadas en la oficina europea con un total de 1.676. Pese a que encadena su quinto año consecutivo de subidas y alcanza su máximo histórico gracias a una mejora del 7,4% respecto a 2017 —un avance que prácticamente triplica el de sus socios de la UE—, España no alcanza los números que cabría esperar de la cuarta economía de la eurozona. Se mantiene en un mediocre puesto 27 por detrás de Chipre, Estonia, Eslovenia o Puerto Rico con un ratio de 34 patentes por millón de habitantes, ligeramente superior al del pasado ejercicio. Muchas de las patentes que llegan a la oficina no obtienen finalmente el beneplácito para su registro, y algunas sufren retrasos, por lo que la oficina europea desglosa en otras listas las solicitudes aceptadas. En ese caso España sumó 805 registros aceptados, un 7% más que en 2016.

Entre los países de mayor tamaño, China y sobre todo Turquía, experimentan la mayor escalada. La clasificación está encabezada por tres de las grandes potencias comerciales globales: Estados Unidos, que sumó más de una de cada cuatro solicitudes (el 26%), Alemania (15%) y Japón (13%). La pujanza de China, que se ha aupado al quinto puesto en detrimento de Suiza, tiene su reflejo en el ranking por empresas. La tecnológica Huawei fue la compañía que más patentes solicitó. De las diez primeras empresas, cuatro son europeas, tres estadounidenses, dos coreanas y una china.

En la clasificación no hay presencia española en el top 50. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (43), la Fundación Tecnalia (27), la farmacéutica Laboratorios Dr. Esteve (26), la Universidad Autónoma de Barcelona (26), Telefónica (26), Repsol (24), Autotech Engineering (14) y Seat (11) fueron las empresas españolas más activas en este terreno.

Por sectores, la química orgánica fina, la maquinaria eléctrica y de energía, el transporte, los productos farmacéuticos, la biotecnología y la tecnología médica copan las primeras posiciones. A nivel global es este último ámbito el que abarca un mayor número de nuevas innovaciones registradas en Europa, seguida de la comunicación digital y la informática. Tras la pequeña caída de 2016, las solicitudes globales de patentes superaron el bache, y repuntaron un 4,3% hasta situarse en 165.590. "En términos de patentes, 2017 ha sido un año positivo para Europa", ha declarado el Presidente de la OEP, Benoît Battistelli.

Artículo de Álvaro Sanchez para EL PAÍS 07/03/2018
Artículo

España registra su mayor crecimiento de solicitudes de los últimos cinco años

LA PRIMERA PATENTE ESPAÑOLA FUE UN MOLINO Y LO CONCEDIO ISABEL LA CATOLICA.

La primera de la  historia se  considera  una concedida  a Brunelleschi en 1421

 Los antecedentes de las patentes modernas fueron los Reales Privilegios de Invención. El primero concedido en el mundo del que se tiene constancia lo fue en 1421 al insigne arquitecto Filippo Brunelleschi en Florencia por  una  barcaza original  que  consistía básicamente en una barcaza con una grúa para cargar y descargar el mármol que  transportaban  hasta  Florencia a través del rio  Arno, y también el derecho a quemar cualquier tipo de navío que copiara sus diseños. En las ciudades de la Italia renacentistas ya era habitual la concesión de monopolios sobre ciertas construcciones o técnicas artesanas, pero lo que distinguió al caso de Brunelleschi fue que esta vez se concedió sobre una invención y el beneficiado era el propio inventor. El Consejo de Florencia le otorgó un título de explotación por  tres años.

La imagen se corresponde con el primer privilegio encontrado en un archivo español. Fue concedido en Sevilla en 1478 al médico Pedro Azlor por un nuevo sistema de molienda en grano.  La reina Isabel la Católica lo protegía en todos su reinos por 20 años para que sólo el inventor o quien él designase pudiese utilizarlo  y se fijaba la cantidad que deberían pagar aquellos que copiaran la invención (50.000 maravedís). No es seguro que    Pedro  Azlor  fuera el inventor , pero si al menos el que lo introdujo en Castilla  y, por tanto, el beneficiario de ese privilegio que le  otorgaba la explotación exclusiva  del mismo y establecía  la cantidad  a pagar  por quien se atreviera a plagiarlo, una cantidad , por cierto muy elevada; se conoce que tenía el  favor de la Reina , no en vano era su médico.

LA PRIMERA  PATENTE  DE LA   OFICINA  ESPAÑOLA DE PATENTES   Y MARCAS

Pero se da la circunstancia  que,  cuando  ya se   configura  lo que   vendría a ser  la Oficina de Patentes  y es el antecedente  de  nuestra  legislación actual,  también la primera patente  presentada  se refería  a un  molino . A  los Reales  Privilegios  La Constitución Española de 1812 ya afirmaba en su artículo 335, apartado 5, que: «Tocará a las diputaciones: Promover la educación de la juventud conforme a los planes aprobados, y fomentar la agricultura, la industria y el comercio, protegiendo a los inventores de nuevos descubrimientos en cualquiera de estos ramos». El 2 de octubre de 1820, en las siguientes Cortes Liberales en Madrid, se promulgó un decreto moderno sobre Certificados de Invención, Mejora e Introducción que regulaba la concesión de patentes. Estuvo en vigor tres años, los que duró el Trienio Liberal, hasta que el 27 de marzo de 1826 se aprobó un Real Decreto de Privilegios Exclusivos de Invención e Introducción a partir del cual los inventores siempre han estado protegidos en España. Fue solicitado el mismo 27 de marzo de 1826 por el francés Jean-Marie La Perriere, antiguo intendente de víveres del ejército napoleónico, que había inventado un nuevo molino movido a mano.  El  fue el primero   en inaugurar  el  Real Decreto promulgado por  Fernando VII que le  otorgó  el titulo  por un periodo de  10 años y , probablemente, fue  copia  de algunos otros molinos que  ya funcionaban  en Francia, pero  él tuvo la   habilidad  de  aplicarlo   en España  e hizo  una  gran fortuna   a cuenta   del pan.

  

PRIMERAS MUJERES INVENTORAS ESPAÑOLAS

En este día en que se rinde homenaje a la mujer, no olvidemos a nuestras inventoras Españolas. Recordemos que en España se registraba anualmente una participación del 2% de las mujeres, hoy en día la cifra oscila entre un 24% según datos de la OEPM, con lo cual celebramos este incremento, se observa una alta proporción total de solicitudes relacionadas con las biociencias, por ejemplo, del campo de la biología, en los que la participación de las mujeres suele ser mayor que en otras ramas de la ciencia y la tecnología.

Hoy recordamos a algunas de ellas:

Francisca Jaquinet, afincada en Madrid, en  1826 decidió registrar en España una de las creaciones del finado,  una “máquina de chimenea económica portátil”. El  documento donde solicitaba la protección del diseño durante cinco años dejaba claro que aquella especie de estufa arcaica había sido “inventada por su difunto marido”. 

Fermina Orduña, en 1865 se le otorgó a un privilegio industrial (una patente de la época) por cinco años para un "carruage caballeriza para la conducción higiénica de las burras, bacas o cabras de leche para la espendición públicas". A ella se le ha atribuido la primer patente concedida a una mujer española. 

Carmen Fábregas, Barcelona, en 1878 se le concedió una patente de invención por  un “dactílago”, profesora de piano y viuda de otro educador del mismo instrumento. Se trataba de un misterioso artilugio supuestamente destinado a “educar los dedos” en la enseñanza del piano. 

Candelaria Pérez, en 1889 obtuvo una patente por un auténtico todo en uno del hogar, había diseñado un mueble que incluía una cama combinable con un tocador, un lavabo, una mesilla de noche, un escritorio, un bidé, una mesa de ajedrez y otra de comedor. 

Elia Garci-Lara, Valencia, en 1890 registró un “lavadero mecánico para ropa de uso”, una para lavar y otra para planchar. Pero el sistema hacía mucho más: permitía clasificar la ropa según distintos criterios, como el género o el grado de suciedad, para después pasar al lavado con lejía, enjabonado, aclarado, escurrido mediante un “hidro-extractor” centrífugo, secado al aire libre o con una estufa, y terminar con el planchado y plegado de las impolutas prendas.

Ángela Ruiz Robles,  León, en 1949 desarrolla la primera propuesta de enciclopedia mecánica. Patentada con fecha 7 de diciembre de 1949, según la patente núm. 190.698. En 1962 se realiza un prototipo de la enciclopedia mecánica, construido en el Parque de Artillería de Ferrol (La Coruña), siendo ella misma quien dirigió los trabajos.