Una interfaz cerebro-ordenador experimental ha dado a un hombre paralizado por debajo del cuello la capacidad de teclear pensando en la escritura a mano, según un estudio publicado el 12 de mayo en la revista Nature.

El hombre quedó paralizado tras una lesión medular en 2007 y se unió al proyecto de investigación de la Universidad de Stanford y el Instituto Médico Howard Hughes nueve años después, informa Ian Sample para The Guardian . Tras años de desarrollo, los humanos pueden utilizar el dispositivo para escribir hasta 18 palabras por minuto cuando se conectan al sistema, con un 94% de precisión en cada letra. Cuando los científicos añadieron la corrección automática al programa, su precisión mejoró hasta el 99%.

El dispositivo utiliza dos sensores llamados conjuntos de microelectrodos colocados cerca de la parte del cerebro que se utiliza para escribir a mano, justo debajo de la superficie del cerebro. Las matrices podían medir las señales de unas 100 neuronas. En primer lugar, el equipo de investigación pidió al hombre que imaginara que escribía cada letra a mano mientras el ordenador monitorizaba su actividad cerebral, entrenando al programa para que reconociera las diferentes actividades neuronales de cada letra. Por último, podía practicar la escritura de palabras y frases, y los científicos le hacían preguntas para que las respondiera. "Se puso muy contento cuando pudo escribir mensajes en respuesta a las preguntas que le hicimos", cuenta Henderson a NPR. "Estaba muy emocionado por ello".

Amy Orsborn, especialista en ingeniería neuronal de la Universidad de Washington, que no participó en el nuevo estudio, dice a The Guardian que se trata de un "avance notable" en este campo. El nuevo dispositivo es la continuación de décadas de trabajo para desarrollar herramientas que ayuden a las personas paralizadas a comunicarse. En experimentos anteriores con interfaces cerebro-ordenador como el nuevo desarrollado en Stanford se pedía a los participantes que utilizaran sus pensamientos o movimientos oculares para guiar un cursor en una pantalla para señalar y pulsar letras. Sin embargo, pueden requerir mucha energía y atención por parte del usuario.

"Si utilizas el seguimiento ocular para trabajar con un ordenador, tus ojos están ligados a todo lo que haces", explica Henderson a Matthew Sparkes de New Scientist . "No puedes levantar la vista, mirar a tu alrededor ni hacer nada más. Tener ese canal de entrada adicional podría ser muy importante. "

El sistema basado en la escritura a mano es mucho más rápido, tal vez porque los participantes ya saben lo que se siente al escribir cartas en papel. El hombre que utilizó el dispositivo descubrió que podía teclear más rápido cuando se imaginaba escribiendo las letras más pequeñas", explica Frank Willett, neurocientífico del Instituto Médico Howard Hughes, a The Guardian.

El dispositivo aún no es un prototipo, y el alfabeto que el ordenador podía interpretar se limitaba a letras minúsculas y algunos signos de puntuación. Además, había que recalibrar el dispositivo una vez a la semana aproximadamente, señala John Timmer para Ars Technica.